Friday, February 22, 2019
The hollow pedestal is replica watches uk automatically treated by a frosted process, and the splint and the main splint are sandblasted to decorate the laser pattern. Inertial fine-tuning balance Balances the sides of the replica watches balance wheel with a solid cross-sleeve and is uk replica watches equipped with a non-magnetic silicon hairspring. The structure of the movement is replica rolex cleverly designed to ensure reliability, durability and durability. This movement was awarded the Observatory's accreditation by the Swiss Precision Time Test Centre. Its power reserve is up to 70 hours.

 

MADRID.- El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, podría reunirse en marzo próximo con su homólogo chino, Xi Jinping, en Mar-a-Lago, el club exclusivo que el mandatario norteamericano tiene en Palm Beach, Florida, según ha informado este lunes el portal digital especializado en política ‘Axios’ citando dos fuentes de la Casa Blanca.

Ambos funcionarios citados han asegurado que la mansión de Mar-a-Lago es el lugar ” más probable” de la próxima reunión entre los líderes, que podría tener lugar a mediados del próximo mes. Al mismo tiempo, han dejado claro que nada está resuelto aún.

Una tercera fuente de la Administración estadounidenses ha explicado que se habrían planteado otros puntos de encuentro, como Pekín, por lo que es muy pronto para anunciar de manera oficial dónde se va a llevar a cabo la reunión bilateral, que tampoco está confirmada.

Según ‘Axios’, la próxima reunión de Trump con el líder norcoreano, Kim Jong-un, que tendrá lugar a finales de este febrero en Vietnam, “ha complicado la logística” de la cumbre estadounidense-china.

Trump quería entrevistarse con Xi antes del 1 de marzo –fecha en la que termina la tregua en la guerra comercial entre ambos países– pero tres fuentes familiarizadas con conocimiento directo del tema han explicado que las reuniones no han podido organizarse con tan poca antelación.

Pekín y Washington llevan enfrentados una guerra comercial desde que el presidente Trump impuso en junio de 2018 aranceles de hasta el 25 por ciento a las importaciones chinas por un valor de 50.000 millones de dólares, con el objetivo de aliviar el déficit desfavorable en el intercambio bilateral.

A principios de diciembre de 2018, en el margen de la cumbre del G-20 celebrada en Argentina, los líderes de las dos mayores economías del mundo acordaron una tregua en la guerra comercial. El líder chino, Xi Jinping, prometió corregir el desequilibrio importando más productos agrícolas, energéticos e industriales de EEUU.

Trump, por su parte, acordó suspender los planes para aumentar los aranceles a productos chinos por un valor de 200.000 millones de dólares del 10 al 25 por ciento para allanar el camino para las negociaciones con Pekín, pero advirtió que si estos esfuerzos no tienen éxito en un plazo de tres meses las tarifas serán establecidas según lo planeado.

FUENTE: EFE