Friday, February 22, 2019
The hollow pedestal is replica watches uk automatically treated by a frosted process, and the splint and the main splint are sandblasted to decorate the laser pattern. Inertial fine-tuning balance Balances the sides of the replica watches balance wheel with a solid cross-sleeve and is uk replica watches equipped with a non-magnetic silicon hairspring. The structure of the movement is replica rolex cleverly designed to ensure reliability, durability and durability. This movement was awarded the Observatory's accreditation by the Swiss Precision Time Test Centre. Its power reserve is up to 70 hours.

 

Volverán del amor en tus oídos, las palabras ardientes a sonar; tu corazón, de su profundo sueño tal vez despertará, decía Gustavo Adolfo Bécquer en su poema Volverán las oscuras golondrinas. El poeta se refería al amor como la primavera, el resurgir de sentimientos que despiertan nuestras emociones y las intensifican. Bécquer recuerda a la amada distintos momentos de cuando estaban enamorados y eran felices, como el vuelo de las golondrinas jugueteando entre ellos; o la contemplación en su jardín de las gotas de rocío en las flores de las madreselvas. Las golondrinas volverán otra vez, las madreselvas florecerán otra primavera y tal vez ella se vuelva a enamorar, pero, de la manera incondicionada como el poeta la ha amado será muy difícil que eso le vuelva a ocurrir. Aunque la primavera sea una estación de renacimiento de los bosques, en cada parte del mundo se vive de una forma. Lo mismo ocurre con el amor: es imposible que alguien pueda adivinar qué sientes exactamente. Sólo tú lo sabes.

Saber si amas a alguien es sencillo, sólo tienes que escucharte. Será tan sencillo como saberlo, tener consciencia de que tu vida –y sobre todo tú– ha cambiado después de conocerle. El problema es que vivimos en una época en el que los sentimientos dan miedo, se mutilan o se anestesian porque creemos que ellos son los culpables de nuestra infelicidad. Porque tenemos miedo a que se acabe, a que se rompa y quedarnos destrozados. Y por ese terror nos privamos de las mejores experiencias de nuestras vidas. Por eso, no tengas miedo y observa detenidamente los síntomas:

Ganas de verle

Cuando amas a alguien necesitas verlo, sobre todo cuando aún estás en esa nube idílica del principio donde todo es perfecto. Cuando estás feliz con la relación y con la compañía del otro, y más aún si lo amas, no puedes esperar a volver a encontrarte con él. Como decía el zorro del Principito: “Si vienes, por ejemplo, a las cuatro de la tarde, a partir de las tres empezaré a ser feliz. A medida que se acerque la hora me sentiré más feliz. Y a las cuatro, me agitaré y me inquietaré; ¡descubriré el precio de la felicidad! Pero si vienes en cualquier momento, no sabré nunca a qué hora vestirme el corazón… Los ritos son necesarios”. Si descubres que horas antes de vuestra cita estás nervioso, ¡tienes el primer síntoma!

 

View this post on Instagram

Hemos creado una iniciativa para apoyar a pequeños y medianos empresarios. Quisiéramos apoyarte en tu emprendiemiento Por medio de una entrevista en nuestro diario ALIANZA EMPRESARIAL completamente gratis!! Click aqui para que veas los beneficios: http://alianzaempresarial.online/2019/02/08/beneficios-de-la-entrevista-gratis-de-la-alianza-empresarial/ Nuestros Estudios de Alianza Empresarial 7400 NW 7th Street #102 Miami Fl. 33126 ***Favor revisar nuestras plataformas para entender el alcance y potencial de tu entrevista y la importancia de su presencia. Instagram: @alianza.empresarial Revista Alianza Empresarial www.alianzaempresarial.online 69 mil lectores semanales 302 mil suscritores Vídeo Corporativo: https://youtu.be/viOeGHSysYg Será una excelente oportunidad para promocionar su emprendimiento!!

A post shared by Alianza Empresarial (@alianza.empresarial) on

Preocupación por sus preocupaciones

Cuando realmente amas al otro, tratas de conocerlo mejor, te preocupas por sus cosas y tratas de apoyarlo y celebrar con él las etapas de su vida. Si no sientes el mínimo interés por lo que le sucede está claro que no sientes algo fuerte por él. Pero ¡ojo!… Muchas veces confundimos el amor con un simple juego de dependencia. Debes mostrar interés por la persona amada, pero jamás ponerlo por encima de tus propias preocupaciones. Intentar establecer un equilibrio entre sacrificio y egoísmo.

Necesidad de tener contacto, aunque sea por mensaje

¡Bling! Una nueva notificación. Y es esa persona. El corazón está bailando el ‘cha cha cha’… Y da igual que sea un emoticono, un me gusta o un ‘tengo ganas de verte’. Si se te pone cara de tonto nada más ver la pantallita iluminada es que estás perdido.

Echarle de menos

Echar de menos es un sentimiento poderoso. Y aunque se perciba de manera negativa a veces es un incentivo para avivar la llama del amor. Dependiendo de la distancia o la situación puede ser más o menos difícil de tolerar, pero si realmente le quieres, ese anhelo puede ser la prueba definitiva de que estás enamorado.  Nunca sabemos lo que tenemos hasta que lo perdemos, o hasta que tomamos perspectiva. Puede ayudarte a aclarar tus sentimientos si te distancias un paso para coger carrerilla en el caso de que le ames. Esto no quiere decir que tengas que renunciar a tu individualidad, sino que no puedes vivir sin él, pero sí disfrutas de su compañía y quieres que forme parte de tu vida.

Pensar en el futuro

Cuando uno se encuentra en un buen lugar de repente siente ganas de proyectar, de pensar en el futuro, de imaginar una familia o un modo de vida. Sé que es algo que puede asustar, pero es inevitable. Si habéis hablado de cómo serían vuestros hijos, dónde os gustaría vivir o planes de futuro juntos… ¡No engañáis a nadie!

Piensas en esa persona y ¡sonríes!

Inevitablemente cuando piensas en la relación te sientes feliz y pleno. Si cada vez que hablas de la relación o piensas en esa persona se te dibuja instantáneamente una sonrisa, está claro que estás enamorado. El mejor síntoma es que te hace feliz.

Sientes que puedes ser tú mismo

Cuando te sientes cómoda en una relación y confías en el otro, puedes ser tú mismo. Y esto no es sólo un síntoma de que le quieres, sino que es una relación sana y verdadera. Si disfrutas siendo tú mismo a su lado, es que tenéis una relación basada en lo real y no un simple idilio romántico.

 Te sientes feliz

Cuando realmente amas al otro te sientes feliz y no puedes ocultarlo. Te encuentras en un buen lugar y quieres contarle a todos lo bien que te hace esta relación. Si tus amigos no paran de decirte que eres muy pesado hablando de tu nueva relación… Afortunadamente, ¡estás enamorado!

Pero lo más importante es que si estás enamorado no tengas miedo y lo expreses. Pase lo que pase, no te conviertas en alguien incapaz de amar y aceptar lo que siente.