Friday, February 22, 2019
The hollow pedestal is replica watches uk automatically treated by a frosted process, and the splint and the main splint are sandblasted to decorate the laser pattern. Inertial fine-tuning balance Balances the sides of the replica watches balance wheel with a solid cross-sleeve and is uk replica watches equipped with a non-magnetic silicon hairspring. The structure of the movement is replica rolex cleverly designed to ensure reliability, durability and durability. This movement was awarded the Observatory's accreditation by the Swiss Precision Time Test Centre. Its power reserve is up to 70 hours.

Solsticio de Invierno

 

Ella resiente el invierno, viene de tierra caliente donde siempre brilla el sol y alegría se pasea entre los mortales. Aburrimiento y Tedio la traían de los cabellos protestando que el santuario ya no era tan divertido. Para acallar las voces de estos y el resto de los que viven en el hogar se registró para una clase de meditación y bienvenida a la luna. Según los expertos el solsticio de 2018 tendría una luna especial que no volverá a ocurrir hasta el 2029. Le llamaron la Luna Fría y supuestamente iba a ser posible veruna lluvia de meteoritos. Rauda y veloz alistó todo para el esotérico evento. Emoción, Curiosidad y Escepticismo se fueron con Ella a ver si pasaba algo interesante. El lugar estaba repleto, con gente que lucía muy espiritual y esotérica. Las vestimentas eran coloridas, de telas orgánicas, caras lavadas, muchas piedras y cristales colgando de orejas, cuellos y manos. Todos de pies descalzos y té aromático en mano. El suelo durísimo era un mar de almohadas y cobijas esperando llevar a los mortales al estado de alta conexión con el mundo cuántico. Ella se sintió un poco fuera de lugar, al mirar su cobija repleta de elefantes de colores y sus medias llenas de cardenales rojos. No se inmutó y decidióecharle pecho al asunto instigada por Valentía y Arrogancia. Le tocó sentarse al lado de una chica que tenía la cara muy pálida y que movía las manos en círculos nerviosamente. Hicieron las introducciones de rigor y descubrieron que tenían muchas cosas en común.  Ella esbozó una media sonrisa pensando como el Universo siempre usa su negro sentido del humor para recordarle que lo que más crítica en los demás es lo másparecido a ella. Ella y la chica hicieron muy buenas migas y decidieron compartir la manta de elefantes para el viaje de saludo a la luna. Las luces se apagaron y los facilitadores descendientes de indios americanos dieron la bienvenida. Impartieron instrucciones y bajaron el tono de voz mientras se escuchaba un canto antiquísimo en el idioma de los seres de aquellos tiempos. Ella trataba infructuosamente de concentrarse y de meterse en el ritmo y cadencia de los instrumentos. Flauta, tambor, gong, tambores y palillos de lluvia permeaba el ambiente armoniosamente. Su mente divagaba pensando en Él, que no fue, no es, ni será que siempre se mete en sus pensamientos cuando menos se necesita. El suelo estaba incómodo y la espalda no lograba ajustarse en relajación total. La facilitadora se percató de la situación y se le acercólentamente mientras movía los palillos de lluvia suavemente. Ella sintió su cuerpo relajarse y se dejó llevar por el majestuoso sonido. Después de lo que pareció un largo tormento, el sonido del gong la sacó de su somnolencia al encenderse las luces. Todos los presentes estaban emocionados hablando al unísono, uno decía que vió la pradera americana, otro, indígenas corriendo libremente, algunos potros salvajes y la mayoría concordaron en ver la luna. Ella alzó las cejas espantada al igual que la chica cercana, se miraron y soltaron la risa. El facilitador preguntó el motivo de tanta alharaca y Ella le explicó entre risas que no vió nada, absolutamente nada. Terminó el evento y regresó al santuario pensativa. Morfeo la esperaba en la puerta de su habitación, por primera vez en muchas semanas se envolvió en sus brazos y quedó dormida inmediatamente. A la mañana siguiente se levantó llena de una energía nueva y desconocida. El día estaba frío y nublado lo que invitaba a quedarse acurrucada con Pereza y Sueño, pero decidió irse a caminar al parque de siempre. Ella, despistada como siempre se vistió inadecuadamente para el gélido clima del medio oeste y a mitad de camino estaba congelada a punto de desmayar. Terquedad y Arrogancia la retaron a seguir, Ella nunca dice que no a un buen desafío. El Dios del universo le tiene un afecto especial y milagrosamente despejó las nubes grises para dar paso a un sol candente que le calentó el cuerpo, alma y espíritu. El parque estaba desierto, no se veía ni un mortal por los alrededores. Ella reflexionó sobre el año que estaba a punto de terminar, tantos proyectos alcanzados, tantas alegrías y sinsabores vividos le pasaron por su mente. Paz y Conformidad la abrazaron fuertemente. “Ya es tiempo” le dijeron amorosamente. Ella nunca planea resoluciones para los próximos 365 días que se avecinan, piensa que cada día se debe vivir como si fuera el último y siempre hacer el bien sin mirar a quien. Lleva muchas lunas sobreviviendo después de la tragedia, “ya es tiempo” musitó suavemente. Tiempo de perdonar, de quererse primero con amor incondicional, de mirar hacia el futuro, de romper patrones tóxicos que no aportan nada, de no conformarse con menos de lo que realmente merece.

Energía y Esperanza le infundieron un soplo de vitalidad desconocido para Ella. Caminaba a grandes pasos disfrutando del ambiente cuando divisó un ave gigantesca en el cielo. El ave en cuestión la miró fijamente y voló en círculos sobre su cabeza. Allí arriba, majestuosa e imponente, un águila marcaba su territorio con  tenacidad, fuerza y poder. Según algunas creencias cuando alguien tiene un encuentro cercano con este ser significa que hay que tener coraje y ensanchar los límites. No aceptar la situación actual, pero buscar volar alto hasta sobrepasar cualquier impedimento. Ser paciente con el presente,sabiendo que el futuro espera lleno de posibilidades que a simple vista no se ven. Ella lloraba de alegría al llenarse de tanto conocimiento. Ahí estaba la respuesta que tanto esperaba. El águila la miró fijamente una vez más, dió media vuelta y se perdió en el vasto horizonte. Mañana es otro día y Ella está lista para el cambio y volar muy alto sobrepasando los límitesimpuestos por Miedo y Conformidad. No se piensa detener hasta alcanzar su propósito en esta vida. Mientras eso sucede seguirá marchando, siempre marchando.

marisha.rotger@gmail.com

 

Carlos Baute defiende a una camarera de un ataque xenofobico