Wednesday, December 12, 2018
The hollow pedestal is replica watches uk automatically treated by a frosted process, and the splint and the main splint are sandblasted to decorate the laser pattern. Inertial fine-tuning balance Balances the sides of the replica watches balance wheel with a solid cross-sleeve and is uk replica watches equipped with a non-magnetic silicon hairspring. The structure of the movement is replica rolex cleverly designed to ensure reliability, durability and durability. This movement was awarded the Observatory's accreditation by the Swiss Precision Time Test Centre. Its power reserve is up to 70 hours.

 

La virtualidad del amor

Ella llevaba días estresadísima, a causa de problemas reales en su área de trabajo y otros que son ficticios pero que en su mente toman vida propia y bastante color. Soledad como siempre aburridísima la reta a un experimento social. Ella curiosa indaga sobre la propuesta que no es ni más ni menos que tratar de encontrar compañero a través de las redes sociales, másespecífico en portales dedicados exclusivamente para esos menesteres. ¡Desafío aceptado! Primero, lo primero, crear perfil, añadir una breve descripción de lo que busca en una pareja, gustos, disgustos y otras nimiedades que vale la pena mencionar fueron registradas. Le añadimos unas cuantas fotos y Voilá, ya estamos listas y dispuestas. Ella es primeriza en esto de los amores virtuales. Euforia y Aventura le echaban porras desde una esquina mientras completaba la tarea. Esperó hasta el díasiguiente para ver que le deparaba el destino. Ella quedósorprendida cuando encontró al menos 35 solicitudes de amistad. Ya lo dijo quien lo dijo; “no hay mujer fea sino mal arreglada”. Y en definitiva sus fotos quedaron súper bien, claro si escogió las más recientes donde andaba arreglada y maquillada por Coquetería y Vanidad. Pasaron escasamente 15 minutos donde Tedio y Aburrimiento hicieron acto de presencia. “Cuantas almas sedientas de cariño hay en el mundo” pensaba, sin percatarse que su alma forma parte de ese grupo también. Buenos Modales y Compasión se encargaron de contestar cada uno de los mensajes, agradeciendo su interés a todos y cada uno de los mortales. Ahora la tarea de decidir quién se queda y quien se va. Ella se sintió poderosa, eso de decidir el privilegio de alguno a formar parte de su vida le infló el ego como un globo gigantesco. Si, No, Si, No, No, Si, No, No, No y No.  Superficialidad era la encargada de esta ardua decisión. Usando conceptos tan banales como no es atractivo, muy viejo, muy joven, muy aburrido y así redujo el grupo a sólo unos pocos. Su punto de referencia siempre fue, es y será Él, que no fue, no es, ni será. Por alguna extraña razón en la mente, alma, y corazón de Ella el susodicho tiene unas virtudes imposibles de igualar por cualquiera. Sentido Común le recuerda que cuando uno anda enamorada todo le parece perfecto y Él tiene defectos como cualquier mortal. Hay veces que Ella piensa y actúa así para proteger su corazón de otro desengaño. Solamente 6 mortales llegaron a la recta final después de revisar más de 100 perfiles en una semana. Ella estaba lista para entablar conversación,aunque no es muy diestra en eso de conversar simultáneamente,pero ni modo, a echarle ganas.

 

 

Dos mortales residen cerca del santuario según lo anuncian en su perfil y es a ellos que dedica la mayor parte de su tiempo para conocerlos mejor. El primero tenía más de 10 fotos todas luciendo como un moderno Adonis, rubio, alto, guapo y con una sonrisa fantástica. El segundo, alto, delgado, y con una historia muy interesante donde Ella vió que compartían los mismos gustos en varios aspectos. Le dedicó toda su atención al primero y en menos de nada andaban charlando como si se conocieran de toda la vida. El primero le contó que pertenecía al ejército de la gran nación americana y que se encontraba estacionado en el área oeste. La misma historia de siempre, divorciado, dos hijos, una ex esposa que era la reencarnación de Belcebú. El primero le pidió su número de teléfono para continuar los mensajes sin las interrupciones propias de las charlas en grupo. Ella entusiasmada y con Curiosidad tomando el liderazgo accedió. Por un breve momento olvidó que era un experimento social y no debía comprometer sus emociones. El primero le añadió que era de un país europeo, su inglés tenía acento nativo, sus hijos estaban en internado, tenía infinidad de casas, dineros, y bienes. En ese preciso momento Cautela y Alerta gritaban desaforadas mientras Ella las calmaba explicando que ya conoce lo que son las llamadas estafas románticas en línea. El asunto esta así, el susodicho enamora a incautas prometiéndole villas y castillas para luego pedirle dinero mientras logra recuperar una herencia, sueldos atrasados, premio de la lotería, en fin. Ella con la desconfianza que la caracteriza decidió seguirle el juego. El primero prometía llamarla a cierta hora y cumplía, siempre cumplía. Su teléfono se llenaba de mensajes tiernos a todas horas, “Buenos Días Princesa”, “¿Cómo se siente hoy?”, “Cuénteme de su vida”, mejor dicho, lo que anhela todo corazón necesitado de cariño. Un día en particular El primero le cuenta que está en día de asueto haciendo labores domésticas. Ella ni corta ni perezosa le pide una foto, que llegó inmediatamente,pero con la desventaja que no coincidía con su historia. Ella pide una foto en frente de la tan nombrada y lujosa residencia. Mutis del primero, desaparición del espacio virtual, número bloqueado, fin de la historia. Ella continuó en su búsqueda y es hora de dedicarle tiempo al segundo. El segundo suplió toda información requerida y pertinente, Ella pudo corrobar todos y cada uno de los datos. Amistad se encarga de la situación y la afinidad entre ambos comienza a florecer. Quedan de acuerdo en pautar un encuentro cercano y personal en algunas semanas. Ella no cabe en sí de la emoción, siempre peca de ser honesta y transparente por lo cual le cuenta de las veces que estuvo unida en vínculo sacro santo y su complicada relación con Él que no fue, no es, ni será. Verdad la reprende suavemente y le dice que no es bueno presentarla sin avisar. Ella le da la razón cuando nota que El segundo merma en la cantidad de mensajes y cariños que le envía. Llegó el día soñado, Ella se arregla y se alista para conocer al candidato. El segundo la recibe eufórico, emocionado, sonriente, le da un abrazo de esos fuertes que se llevan todos los pesares y crean esperanza. Pasaron un momento mágico donde hablaron de todo y quedaron absolutamente en nada. Se despiden prometiendo nuevos encuentros, contactos y conversaciones. Pasaron varios días y ninguno se comunicó con el otro. Ella no entendía que había pasado y como siempre Culpa le dijo que era responsable. Esta vez Ella no se dejó convencer, le dijo a Culpa que la falta de interés mata el cariño, que nadie puede encontrar lo que no se deja hallar y que ya estaba cansada de ser la cazadora y no la presa. El ajetreo de la vida entró con todo su apogeo llenando todos los espacios y tiempos. Irónicamente, al conectarse en ese espacio virtual donde todos somos felices y la vida carece de problemas ve la luz verde anunciando que El segundo está en línea, Él que no fue, no es, ni será, también está disponible y como el Universo tiene un sentido del humor bien peculiar Aquél, el de los ojos negros y sonrisa gitana aparece para completar el trío. Todos unidos y separados al mismo tiempo. Verdad le indica que lea un verso que salta a la vista gritando lo que Ella ya sabe, “La mayor lección que he aprendido este año es a no forzar nada; conversaciones, amistades, relaciones, atenciones o amor. Cualquier cosa forzada no vale la pena luchar por ella. Lo que será, será. Y lo que no, que no pase. Es lo que es y nada más. “Sonriendo, cierra la aplicación virtual y se agarra de manos con Soledad dispuesta a explorar nuevos senderos.

Marchando, siempre marchando.

marisha.rotger@gmail.com

Recursos: La ley de atracción

Marisha Rotger: Pachamama