Wednesday, December 12, 2018
The hollow pedestal is replica watches uk automatically treated by a frosted process, and the splint and the main splint are sandblasted to decorate the laser pattern. Inertial fine-tuning balance Balances the sides of the replica watches balance wheel with a solid cross-sleeve and is uk replica watches equipped with a non-magnetic silicon hairspring. The structure of the movement is replica rolex cleverly designed to ensure reliability, durability and durability. This movement was awarded the Observatory's accreditation by the Swiss Precision Time Test Centre. Its power reserve is up to 70 hours.

BOGOTÁ.- Decenas de residentes en la localidad de Engativá protestaron este domingo por el traslado que hará a esa zona el próximo martes la Alcaldía de Bogotá de un grupo de al menos 300 inmigrantes venezolanos que permanecen desde hace cuatro meses en un asentamiento en inmediaciones de la terminal de transporte.

“La Alcaldía traslada el problema. El traslado no es la solución”, fueron algunas de las frases escritas en pancartas por los manifestantes.

Según la secretaria de Integración Social, Cristina Vélez, “el traslado estaba previsto para el viernes anterior pero fue aplazado” debido a que la Policía, que debe acompañar el proceso, estuvo el jueves controlando varias marchas convocadas por estudiantes universitarios.

Por esta razón, el traslado al Centro Hogar El Camino, que es un campamento humanitario de paso ubicado en Engativá, se llevará a cabo el próximo martes.

“Estas personas podrán estar aquí por tres meses más para su atención”, señaló la secretaria.

Cerca a la principal terminal de transporte de Bogotá se han ubicado unos 300 venezolanos que abandonaron su país ante la crisis política, económica y social que enfrenta.

Estas personas viven en cambuches, como se conoce en Colombia a las chozas improvisadas, y suplen sus necesidades básicas gracias a la caridad de los capitalinos y a la ayuda que les ofrecen algunas entidades oficiales y ONG.

Para los residentes en Engativá la llegada de los inmigrantes venezolanos “supone riesgos de salud y seguridad para la comunidad”, de acuerdo con lo que manifestaron a medios locales.

Según cifras de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), hasta el pasado agosto unos 2,3 millones de personas habían abandonado Venezuela.

De estas, cerca de 1,2 millones residen en Colombia, el país que acoge el mayor número de emigrantes venezolanos.

FUENTE: EFE