Friday, August 17, 2018
Banner Top
The hollow pedestal is replica watches uk automatically treated by a frosted process, and the splint and the main splint are sandblasted to decorate the laser pattern. Inertial fine-tuning balance Balances the sides of the replica watches balance wheel with a solid cross-sleeve and is uk replica watches equipped with a non-magnetic silicon hairspring. The structure of the movement is replica rolex cleverly designed to ensure reliability, durability and durability. This movement was awarded the Observatory's accreditation by the Swiss Precision Time Test Centre. Its power reserve is up to 70 hours.

 

Votación presidencial en Venezuela registra la abstención más alta de su historia democrática

EUGENIO MARTÍNEZ

En una elección marcada por las irregularidades el Consejo Nacional Electoral otorgó el triunfo a Maduro y colocó la participación en 48% de los electores inscritos.

La imagen de centros casi vacíos se repetía a lo largo del país. En Maracaibo
La imagen de centros casi vacíos se repetía a lo largo del país. En Maracaibo, estado Zulia, la participación fue muy baja.EFE
@puzkas

La emergencia humanitaria, la crisis económica y la hiperinflación fueron insuficientes para motivar a los venezolanos a participar en el evento electoral anunciado por la inconstitucional Asamblea Nacional Constituyente y votar en contra de la reelección de Nicolás Maduro, en unas elecciones cuestionadas y catalogadas de fraudulentas desde su propia convocatoria.

 

Según los datos anunciados por la presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE) Tibisay Lucena en el proceso electoral participaron 48% de los electores inscritos, lo que implica que esta elección se convirtió en el evento presidencial con mayor abstención desde 1958

Según Lucena, Maduro capitalizó 5.823.728 votos, mientras Henri Falcón obtuvo 1.820.552 votos y el pastor Javier Bertucci capitalizó 925.042 sufragios.

Los datos anunciados por el CNE muestran que la jornada de votación que no difirió en nada a la inusual campaña electoral de los últimos 20 días. La constante en las imágenes difundidas a través de las redes sociales sugería la ausencia mayoritaria de electores en los centros de votación en donde los ciudadanos tomaron imágenes y videos.

Para este proceso estaban convocados a votar 20.526 978 ciudadanos para elegir al Presidente de la República que debe tomar posesión el 10 de enero de 2019 y 251 legisladores regionales que deben asumir inmediatamente en sus cargos. Para este proceso se habilitaron 14.638 centros de votación en todo el país, que contienen 34.143 mesas de votación

Muchas versiones

A las 10:00 am Jorge Rodríguez, jefe del comando de campaña de Nicolás Maduro, anunciaba que sus estimaciones sugerían que ya habían ejercido su derecho al voto 2 millones de electores (10% del total de ciudadanos habilitados). En función de este dato se podía proyectar una participación cercana al 60% del RE.

Un dato similar ofrecía el Frente Amplio, pero con dos horas más de proceso. Aunque la alianza opositora no inscribió candidatos sí monitoreó la participación con exit polls realizados en centros de votación marcadores o representativos estadísticamente de los resultados electorales de las últimas cinco elecciones.

En este reporte el Frente Amplio aseguraba que la participación electoral nacional para las 10:00 am se calculaba en un 13% de los electores inscritos.

Esta cifra es sustancialmente menor a la cantidad de votantes —un 24% del RE- que habían acudido a votar para la misma hora en todos los procesos electorales de los últimos cinco años: Las elecciones presidenciales de Abril 2013, elecciones legislativas de Diciembre 2015, elecciones de gobernadores en Octubre de 2017 e incluso las elecciones municipales de Diciembre 2017, en las cuales no participó la oposición por considerar viciado el proceso electoral.

En este reporte también se indicó que un 80% de los centros de votación tenían desplegados en sus alrededores un Punto Rojo, en donde se exigía a los ciudadanos identificarse con el Carnet de la Patria como condición para recibir (de parte del Estado venezolano) bonos, alimentos subsidiados y demás incentivos monetarios.

Para la 1:00 pm el reporte del Frente Amplio indicaba que la participación electoral nacional se calculaba en un 25,8%. Alrededor de 5,3 millones de electores inscritos en el RE, prácticamente la mitad de la participación electoral registrada para la misma hora en las elecciones presidenciales del 2013 cuando había votado un 57% de los electores habilitados para votar. Por otra parte, para la 1:00 pm en los comicios parlamentarios habían ejercido su voto 48% de los ciudadanos habilitados para sufragar.

Al mediodía el reporte del Frente Amplio y las imágenes en las redes sociales contrastaban con las declaraciones de la presidenta Tibisay Lucena quien aseguraba que se estaba reportando una “alta participación”.

A las 4:00 pm el monitoreo del Frente Amplio indicaba que la participación llegaba a 34%.

A las 5:00 pm la proyección de participación (extraoficialmente desde el CNE) se ubicaba 40%. Para esta hora el primer vicepresidente del Psuv Diosdado Cabello aseguraba: “Nosotros estamos listos para hacer lo que sabemos hacer. Queda lo que tradicionalmente se llama operación remate, la movilización de todos los frentes”.

Tradicionalmente se ha calculado que con la operación remate el chavismo suele incrementar la participación en casi seis puntos porcentuales.

A las 6:00 pm la red de Observadores por la Democracia anunciaba que según sus cálculos la proyección proyectada era de 42%. Además alertaban que Aseguran que 57% de las mesas se instalaron con miembros accidentales.

No obstante, extraoficialmente desde el chavismo se informaba que la participación rondaba 52% de los ciudadanos habilitados.

 


El proceso electoral menos concurrido

El promedio de participación en las elecciones presidenciales celebradas en Venezuela entre 1988 y 2013 es de 70,96%; mientras el promedio de los tres procesos celebrados desde 2006 el promedio de participación alcanza 78% de los ciudadanos habilitados para sufragar.

En la elección presidencial sobrevenida del año 2013 acudieron a las urnas 79% de los electores.
En la elección presidencial celebrada en octubre de 2012 participaron 80,5% de los electores.
En la elección presidencia del año 2006 participaron 74% de los electores.
En la relegitimación de poderes del año 2000 solo participaron 56,3% de los electores
En la elección presidencial del año 1998 votaron 63% de los electores inscritos.
En la elección presidencial del año 1983 la participación alcanzó 60%
En la elección presidencial del año 1988 la participación fue de 81,2%.
Encuestadoras proyectaban hasta 60% de participación

En las horas previas al proceso del 20 de mayo las principales encuestadoras del país (More-Consulting, Datanálisis, Delphos e Ivad) sugerían que la participación pudiese alcanzar hasta 60% de los electores inscritos en el RE.

En estos estudios se aseguraba que, en promedio, mientras nueve de cada 10 ciudadanos identificados con la Revolución Bolivariana decían estar totalmente convencidos de votar, la cifra disminuía en el caso de los opositores a cinco de cada 10 ciudadanos, mientras apenas tres de cada 10 independientes sostenía estar dispuesto a votar.

Las estimaciones de participación de las encuestadoras oscilaban en proyectar que en el proceso pudiesen votar entre 10,2 millones y 11,9 millones.

El temor como estrategia electoral

Aunque el comando de Henri Falcón aseguró el viernes que el gobierno venezolano se había comprometido a no utilizar los Puntos Rojos como estructura para monitorear con recursos del Estado el flujo de electores y su intención de voto, la jornada del domingo estuvo marcada por las denuncias de Javier Bertucci y del propio Falcón sobre el desconocimiento a este compromiso y el irrespeto al Acuerdo de Garantías Electorales que todos los candidatos firmaron al momento de convocarse la elección.

Según los estudios de Datanálisis antes de la jornada del domingo 48,7% de los ciudadanos estaban convencidos que el gobierno de Maduro, a través del Carnet de la Patria, sabrá por quién iban a votar.

Por otra parte, en el estudio sobre Percepciones Ciudadanas del Clima Preelectoral coordinado por Centro de Estudios Políticos de la Universidad Católica Andrés Bello al menos la mitad de los venezolanos dijo tener dudas sobre las consecuencias de su voto.

Ante la pregunta “¿Vale la pena arriesgarse y votar en contra del Gobierno, o asegurar los beneficios votando por éste? 26% indicó que era mejor asegurar los beneficios mientras que 22% respondió que no sabía. Adicionalmente el estudio también concluyó que 34% creía que a través del Carnet de la Patria se podría saber por quién votan, este grupo dijo estar convencido que si votaba por la oposición pudiese perder los beneficios que recibe del Gobierno.

Banner Content

0 Comments

Leave a Comment