Monday, August 20, 2018
Banner Top
The hollow pedestal is replica watches uk automatically treated by a frosted process, and the splint and the main splint are sandblasted to decorate the laser pattern. Inertial fine-tuning balance Balances the sides of the replica watches balance wheel with a solid cross-sleeve and is uk replica watches equipped with a non-magnetic silicon hairspring. The structure of the movement is replica rolex cleverly designed to ensure reliability, durability and durability. This movement was awarded the Observatory's accreditation by the Swiss Precision Time Test Centre. Its power reserve is up to 70 hours.

 

 

Kim y Moon, “buenos amigos” a la sombra de un conflicto nuclear

 Por JESÚS HERNÁNDEZ

El mundo mira escéptico al hombre que hace unos meses amenazó a medio mundo y que ahora afirma se reunirá con el presidente Donald Trump para alcanzar la paz

El dictador norcoreano Kim Jong-un (i) y el presidente surcoreano

 

El dictador norcoreano Kim Jong-un (i) y el presidente surcoreano, Moon Jae-in sellan con un abrazo la firma de un documento que anuncia la cooperación para establecer una “paz permanente” en la península.
EFE
Jhernandez@diariolasamericas.com

MIAMI. – Medio mundo contempló anonadado cómo el dictador norcoreano, Kim Jong-un, y el presidente surcoreano, Moon Jae-in, se dieron la mano, luego de que el primero cruzara la línea de demarcación entre los dos países, en una aparente concesión del régimen del norte que podría devenir en una paz duradera a largo plazo.

 

A esta imagen inicial le siguieron otras: un paseo por la zona desmilitarizada, la siembra de un árbol que simboliza la amistad ‘alcanzada’ y el abrazo nunca imaginado entre ambos gobernantes, luego de firmar lo que llamaron un acuerdo que abre “un nuevo capítulo” en su historia.

Minutos después, los dos políticos, parados en una tribuna, incluso se tomaron de la mano mientras escuchaban la música de la ceremonia de despedida.

Kim bajó la escalera, entró a su Mercedes Benz de lujo y regresó al norte, mientras era flanqueado por 12 guardaespaldas que corrían a su lado, a la par del automóvil.

Esperanzas

Según Moon, Kim y él se han hecho “buenos amigos”. Eso dijo, cuando elevó su copa ante sus invitados norcoreanos. Y medio mundo lo cree. Al menos lo queremos creer, aunque se haya referido al hombre que hace apenas unos meses amenazó con apretar el botón nuclear y borrar del mapa a Seúl, la capital de Corea del Sur.

Kim es el mismo que amenazó a Guam, a Japón y a la costa oeste de EEUU y que próximamente, según afirma la Casa Blanca, se reunirá con el presidente Donald Trump.

Pero antes que todo esto sucediera, hubo otros gestos, aunque ninguno con el dictador como protagonista, que terminaron con grandes promesas y planes entusiastas que finalmente no llegaron a buen puerto.

Esta vez la clave parece estar en Pekín, la capital china, donde el también dictador Xi Jinping habló a puertas cerradas con su homólogo de Corea del Norte hace apenas un mes.

“Nadie puede asegurar lo que piensa Kim y qué se trae entre manos. Pero todo parece indicar que este hombrecito, que estudió en Suiza, busca ganar tiempo para reponer su maltrecha economía, ante la avalancha de sanciones comerciales internacionales, que no le permiten vender sus armas ni los minerales que le dan de comer, o simplemente se ha dado cuenta que nada puede hacer en contra el mundo”, comentó Charlie Anderson, profesor de ciencias políticas de George Washington University.

Uno de los términos principales que ha caracterizado el discurso de Kim, de su padre Kim Jong-il y su abuelo Kim Il-sung, ha sido la presencia de las tropas estadounidenses en Corea del Sur, la cuales, según las tres ases de la dinastía absolutista norcoreana, denotan una “continua amenaza” al régimen del norte de la península.

“Ese es uno de los términos principales de la disputa pero igual es una excusa, como la que plantean otros regímenes nacionalistas que buscan justificar sus acciones o fracasos”, señaló el profesor de ciencias políticas.

De cualquier manera, la salida de las tropas estadounidenses, que suman cerca de 24.000 efectivos, no está prevista en los planes de la Casa Blanca, luego de casi 61 años de presencia en el sur de la península, tras la Guerra de Corea que dejó un saldo de dos millones de coreanos y más de 54.000 estadounidenses muertos.

“Que sepamos, no está prevista en los planes de la Casa Blanca pero cualquier cosa puede suceder. No olvidemos que Donald Trump habló de que Estados Unidos debería de dejar de ser la policía del mundo”, argumentó.

Ahora bien, si Corea del Norte mantiene su ‘razón’ de exigir la desmilitarización de Corea del Sur, a cambio de renunciar a su carrera armamentista nuclear, podría obtener voces de respaldo, incluso dentro de la Casa Blanca, sino del mismísimo presidente estadounidense.

“Definitivamente. Es un punto válido que el dictador norcoreano podría utilizar, aunque sólo veo una salida de militares estadounidenses a largo plazo. Tal vez una brigada de mil mañana y otra más dentro de seis meses, pero nada de una sola tirada”, reflexionó.

Washington

Trump celebró el éxito de la reunión de ambos gobernantes en la frontera y aludió al encuentro anunciado con el dictador de Corea del Norte, cuya fecha y lugar no han sido reveladas.

“Es muy temprano para cantar victoria. Incluso es muy temprano para garantizar que la reunión entre Trump y Kim se realizará”, señaló el profesor Anderson.

También es muy temprano para predecir, ya que hace apenas un mes el mismo Kim celebró como “un gran éxito” el haber “completado” su programa nuclear. En todo caso, es probable que el dictador norcoreano sólo contemple el abandono de las armas nucleares si todas las potencias, entre ellas Estados Unidos, también lo hacen.

Y si esa es la propuesta escondida, ya podemos dar por adelantado el final de la historia.

“No creo que se atreva a pedir tanto, sabe que no lo lograría. Los países que conforman el bloque principal nuclear (China, Francia, Rusia, Gran Bretaña y Estados Unidos) no renunciarían a sus ojivas nucleares”, afirmó el académico.

Y si lo pide, por aquello de pedir, “entonces sacaría a flote su verdadera intensión: seguir jugando al escondite”, recalcó.

Banner Content

0 Comments

Leave a Comment